Tu cuerpo es un campo de batalla

Posted in AGeneroAL by Ana Zalazar Castro | Comentarios desactivados

Fuente: Revista Herramienta

 

Barbara Kruger, 1989

Hola, ante todo vamos a presentarnos. Somos dos activistas, Mabel Bellucci y Gabriela Mitidieri. Nos cruzamos con el estallido plebeyo de 2001 y nunca más nos volvimos a separar. Estamos acá porque se nos ocurrió hacer algo que mueva las caderas, las cabezas, entonces decidimos armar este foro como si fuese una tertulia desde espacios galácticos y cósmicos. Su nombre no es producto de una  arbitrariedad. No, no, no, para nada. Remite a la obra de la fotógrafa y diseñadora gráfica Barbara Kruger. A ella a quien admiramos, sin que lo sepa porque nunca tuvimos la oportunidad de conocerla, se lo confesamos por esta vía. Para ambas, Kruger condensa en sus imágenes una mirada ácida acerca de la sociedad de consumo, de los roles tiránicos de los géneros y de la inmundicia del capitalismo. Creemos que ilustrarnos con su consigna corroe nuestras propias prácticas. Por lo tanto, esta tertulia virtual es un conato para rastrear lenguas y alianzas en relación a los cuerpos con sus marcas genéricas, raciales, de clase, sin olvidar sus trayectorias geográficas e históricas. Justamente, éstos representan campos que las y los indignados desde tiempos inmemorables contra los vetustos estilos del sentir, del pensar y del hacer de las izquierdas, reclaman para socavar el oprobio de la omisión.

Ahora bien, contemos algo de nuestras vidas: Mabel Bellucci, activista feminista queer. Integrante del colectivo editorial de la revista Herramienta pero también del Grupo de Estudios sobre Sexualidades (GES) del Instituto Gino Germani (UBA). Autora de Orgullo. Carlos Jáuregui, una biografía política, noviembre 2011. Emecé. Colaboradora del Suplemento Las 12 del diario Página 12. En el presente, está escribiendo la historia sobre las luchas por el derecho al aborto en la Argentina.
Mientras que Gabriela Mitidieri es historiadora por la Universidad de Buenos Aires. Es profesora a cargo del Seminario de Investigación histórica en el Profesorado Popular de Historia Instituto Alfredo Palacios – Sociedad Luz. Desde hace poquito es parte del IIEGE-UBA y desde hace algo más miembra de Sub.Coop, un colectivo horizontal que desarrolla ensayos de fotografía documental en Latinoamérica (www.sub.coop)

Sabemos a ciencia cierta que las nuevas formas feministas de vivir la polifonía se traducen en una pluralidad de corrientes. Todas a su manera escupen al feminismo tradicional, es decir, el heterosexual, blanco y occidental. Así, en el camino se anudaron pujos de rebelión como el feminismo lésbico, la teoría queer, la poscolonial y el transfeminismo. De este modo, brotaron como hongos luego de un aguacero exigencias teóricas de pensar la política anticapitalista por fuera de la hegemonía heteronormativa y de la racialización del sexo. Para nosotras siempre el régimen organiza y reproduce las desigualdades entre los géneros de la mano del capitalismo, el heterosexismo y el racismo.

Un cuerpo, tu cuerpo es un campo de batalla, un territorio rapiñado y sometidos por las violencias del poder.
Por lo tanto, afirmamos que la política es sexuada y la sexualidad es política. Por ello mismo, esta tertulia virtual se concibe como una esfera motriz para el combate teórico y la acción en una búsqueda libertaria del sexo, género, clase y raza.

Leer más

Argentina: El femicidio se incorporó al Código Penal

Posted in AGeneroAL by Ana Zalazar Castro | Comentarios desactivados

Fuente:  ELA

La Cámara de Diputados sancionó la ley que incorporó la figura del femicidio al Código Penal como un tipo agravado de homicidio. Esta modificación permitirá que en aquellos casos de violencia de género en que un hombre asesine a una mujer, el agresor podrá ser condenado a reclusión perpetua.



(Buenos Aires, noviembre de 2012) – El 14 de noviembre se sancionó en la Cámara de Diputados la ley que incorporó al Código Penal el femicidio como un tipo agravante del homicidio. Este delito es el que recibe la pena máxima prevista en la legislación nacional: prisión perpetua. El proyecto ya había pasado por ambas Cámaras, aunque fue el iniciado por Diputados el que finalmente se impuso por unanimidad.

La ley no incorpora la figura autónoma del femicidio como tipo penal, sino que incorpora al art. 80 (inciso 1) del Código las relaciones de noviazgo y concubinato (finalizadas o vigentes), asimilándolas al matrimonio para que en todos los casos el perpetrador reciba la máxima condena. Además, la ley añade a los crímenes de odio que reciben la pena de prisión perpetua (inc. 4) el odio al “género o a la orientación sexual, identidad de género o su expresión”. Finalmente, la ley contempla dos nuevas agravantes: cuando la víctima fuese una mujer y el hecho sea perpetrado por un hombre y mediare violencia de género (inc. 11); y el asesinato de una tercera persona con el propósito de causar sufrimiento a una mujer con la que se tuvo una relación afectiva (inc. 12), figura conocida como “femicidio vinculado”. Tras la reforma, queda excluida la posibilidad de atenuar la pena en un hecho de femicidio en caso de haber habido hechos previos de violencia de género contra la víctima.

La asimilación de las relaciones de concubinato y noviazgo, así como las relaciones finalizadas, a la de los cónyuges responde a la realidad de los vínculos actuales e implica abandonar una distinción que no respondía a ninguna justificación constitucionalmente razonable. La ley también salda una omisión incomprensible, como fue la exclusión de los crímenes por odio sexista entre los que merecen el máximo reproche penal. El análisis de las sentencias judiciales comprueba que, incluso en los casos en que se daban los extremos previstos, en ocasiones los jueces hacían uso de la figura de la “emoción violenta” para disminuir la pena de los agresores, con lo cual la modificación viene a imposibilitar esta práctica discriminatoria.

Según los datos de la organización de la sociedad civil La Casa del Encuentro, que se encarga de relevar los asesinatos de mujeres que llegan a los medios de comunicación, durante 2011 hubo 282 femicidios y 119 en el primer semestre de este año.

La adecuación del Código a la actualidad, sin embargo, no puede soslayar otras cuestiones urgentes. El derecho penal actúa cuando el femicidio ya se cometió, y es en la prevención de estos hechos en la que deben centrarse esfuerzos próximos. En tanto las mujeres de todo el país que quieran denunciar hechos de violencia doméstica no cuenten con servicios extendidos y de calidad de recepción de denuncias, con patrocinio jurídico a su disposición, con prioridad en la obtención de subsidios económicos si así lo requieren, con la posibilidad de obtener un trabajo formal y una vivienda, así como asistencia psicológica para fortalecerse, estos hechos lamentablemente seguirán sucediendo. El éxito de esta figura sería, paradójicamente, que nunca tengamos que aplicarla porque hayamos logrado prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres.

Leer más