Are Latin American women making economic progress?

Posted in AGeneroAL by Jormaris Martínez Gómez | Comentarios desactivados

Reproducido en Women in Management

The Economist Intelligence Unit on March 6 released its Women’s Economic Opportunity Index 2012, which measures women’s economic advancement in the formal sector. From among countries within the Americas, Canada ranked the highest at number nine and Uruguay came in at 39, while Bolivia fared the worst at 92 globally.Although Latin American women have made inroads at the highest levels of government— female presidents are today leading Brazil, Argentina and Costa Rica—they have lagged behind men in terms of leadership of the formal economy, according to the EIU. Which Latin American countries offer the best and worst environments for women to succeed economically? Will female presidents help foster better economic opportunities for women? How successful are Latin American women in other branches of government, such as the judiciary?

Lidia Heller, founding member of the Latin American Network of Women in Management:

“According to data from the International Labour Organization, the rate of female labor force participation in Latin America rose from just over 30 percent in 1990 to 54 percent today. From the standpoint of equality, Latin American societies were simply not prepared to adequately deal with the massive influx of women into the labor market. For example, more educated women are entering the labor market but are still being underutilized and the ‘double workday’ prevents them from exploiting new opportunities in the paid labor market. Public policies have not addressed the new needs that have arisen from this phenomenon, and there hasn’t been a redistribution of domestic work between men and women at home.

The organization of work and life in society continues to be based on a family model where there is a woman dedicated exclusively to reproductive functions and a male breadwinner. It’s very difficult to estbalih which countries in the region offer the best environments for women from the economic point of view. According to recent studies, we could say that Peru and Chile offer better opportunities and Panama and Colombia have environments more favorable for women who aspire to the highest levels of corporate work. Having women presidents has not yet translated into better economic opportunities for women. However, the strong growth and vitality of the women’s movement in the region is truly shocking.

The movement is enabling the emergente of networks and partnerships between women to encourage and support productive development in different sectors. These partnerships are making it easier for women to understand the complex requirements of starting a business— bureaucratic procedures and crédito access, for example. In addition, these networks help expand the minds of entrepreneurial women to see more posibilitéis for their contributions to the business world, and promote social commitment and effective leadership. In other branches of government, such as the judiciary, women are the majority in law, but they don’t occupy a significant number of senior positions.”

Louise Cord, sector manager of the poverty reduction and gender group in the Latin America and Caribbean region at the World Bank:

“While there is significant variation in the performance of Latin American countries on the Women’s Economic Opportunity Index, overall they score in the middle, falling between 39th and 92nd place out of 128 nations. Bolivia, Mexico, Uruguay and Costa Rica showed some of the largest gains since 2010. The index integrates performance on all three dimensions of gender equality— assets, opportunities and empowerment or agency—implicitly acknowledging their interdependence and the need for sustained progress in all areas. There have been gains in equality of endowments (education and health outcomes) and in the development of a gender-equal legislative and regulatory framework.

However, there have been mixed results in translating this progress in rights and capabilities into greater equality of opportunities for women. On the one hand, there has been a sustained increase in female labor force participation and the controlled wage gap has been closing.

However, women remain generally overrepresented in the informal sector where wages and job security are lower. In Bolivia, for example, 71 percent of the women are in the informal sector compared to 54 percent of working men.

However, the largest challenge is understanding how to enable women’s agency, defined as women’s ability to make their own decisions and shape their future. Agency is the third dimension of gender equality in the World Bank’s World Development Report 2012 and is important in its own right, but also as a catalyst to promote gender equality and economic development more broadly. While difficult to measure, some of the manifestations of the challenges in Latin America are the relatively low number of women in parliament, high rates of gender-based violence and high rates of teen pregnancy— all of which suggest significant hurdles for women, including their ability to take full advantage of the region’s growing economic opportunities. Some of the concrete steps that can be taken to tackle issues of agency include supporting flexible working conditions and helping women with their care responsibilities, expanding women’s ability to work in nontraditional and high-growth sectors through vocational training, expanding female networks and addressing issues related to teen pregnancy and genderbased violence.”

Fuente original: Inter-American Dialogue, reproducido en Women in Management el 12 de abril de 2012

Leer más

Índice de Equidad de Género 2012: Ningún país tiene una brecha “aceptable”

Posted in AGeneroAL, Noticias by Jormaris Martínez Gómez | Comentarios desactivados

Reproducido en Women in Management

■ Mongolia redujo las desigualdades aprobando e implementando leyes. ■ Con una mujer en la presidencia, Brasil obtuvo muy bajo puntaje en participación política. ■ Social Watch Italia: “La crisis económica podría representar una oportunidad de cambio”Los logros en materia de equidad educativa en todo el mundo no han sido suficientes para permitirles a las mujeres avanzar más hacia la justicia en los ámbitos de la economía y la política. Así lo constata la actualización del Índice de Equidad de Género (IEG) 2012, presentado por Social Watch en vísperas del 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres. Ninguno de los 154 países evaluados en el estudio redujo su brecha de género a un nivel “aceptable”.

Mongolia, 26 de mayo, 2012.- El IEG que todos los años elabora Social Watch mide la brecha entre hombres y mujeres en la educación, la participación económica y el empoderamiento político. El Índice es un promedio de las inequidades en esas tres dimensiones. En educación, calcula la brecha en la matrícula a todos los niveles; en participación económica, la diferencia en el ingreso y en el empleo; y en empoderamiento político, mide las diferencias en la presencia de hombres y mujeres en empleos altamente calificados y en cargos parlamentarios y ejecutivos de alto nivel.

El promedio mundial del IEG 2012 en materia de educación es de 71 puntos (“bajo”, según la escala del Índice), en participación económica es de 42 (“muy bajo”) y en empoderamiento político, de apenas 17 puntos (de nivel “crítico”).

La participación de las mujeres en la fuerza de trabajo es significativamente menor que la de los hombres. Ellas tienen también salarios sustancialmente más bajos por las mismas tareas y el porcentaje de las empleadas en trabajos vulnerables o irregulares es mayor que para los varones.

Además, como demuestra el estudio, la gran diferencia entre el resultado alcanzado en educación respecto de los calculados en materia de economía y política se verifica en cada uno de los 154 países considerados para la edición 2012 del IEG.

El índice mide la disparidad entre mujeres y hombres, no su bienestar. Un país donde todas las niñas y todos los niños acceden a la educación primaria recibirá un puntaje de 100 en este indicador, pero también otro país en el que un porcentaje elevado de los niños y la misma proporción de niñas sufren la exclusión escolar. Los 100 puntos no significan que la calidad de la educación en esos dos países sea igual, sino que en ambos las niñas no reciben menos educación que los niños.

El IEG 2012 también deja en evidencia que la falta de equidad no puede justificarse por la falta de recursos. El análisis de cada componente del índice en los diferentes países indica que, más allá del nivel de ingreso, cada nación puede reducir las desigualdades a través de políticas adecuadas.

Países con gran proporción de pobreza como Mongolia (81 puntos), Filipinas (76) y Nicaragua (74) lograron, sin embargo, altos niveles relativos de equidad de género. Por otra parte, países de elevado ingreso como Japón (57 puntos), Turquía y Arabia Saudita (ambos con 37 puntos) presentan amplias brechas de género. Esas cifras indican que le equidad de oportunidades es una meta que las distintas sociedades pueden y deben perseguir sin que influya en ello el poder económico.

Los cinco niveles en la brecha de género medida de acuerdo con el IEG son “crítico”, “muy bajo”, “bajo”, “medio” y “aceptable”. Cabe destacar que ningún país del mundo alcanza el mínimo de 91 puntos requerido para ubicarse en el nivel “aceptable”.

Europa y América del Norte, ambas con IEG promedio de 73 puntos (“bajo”), encabezan la lista de regiones. Sin embargo, de acuerdo con el estudio, no todos los países europeos tienen una buena calificación: Albania (55) y Turquía (45), por ejemplo, tienen una calificación inferior al promedio mundial de 57 (“muy bajo””).

Los promedios de Asia Oriental y el Pacífico (69), América Latina y el Caribe (68) y Asia Cental (63) son también “bajos”. África Subsahariana (52) y Medio Oriente y África Septentrional (43) están ambos en el nivel “muy bajo”, mientras Asia Meridional está en el escalón más bajo de la nómina con 39 puntos (nivel “crítico”)

De los 154 países computados, los que lograron mejor calificación en el IEG 2012 son Noruega (89), Finlandia (88), Islandia, Suecia (ambos con 87), Dinamarca (84), Nueva Zelanda (82), Mongolia y España (ambos con 81), todos ellos con un IEG “medio”.

Los cinco países en peor situación, según el IEG, son República del Congo (29), Níger (26), Chad (25), Yemen (24) y Afganistán (15). Los tres en peor situación en América Latina y el Caribe son El Salvador, con 62, Guatemala, con 49 y Haití, con 48.

Resultados contradictorios

En Mongolia, único país en desarrollo que alcanzó un IEG de nivel “medio”, rige para todos los partidos una cuota femenina de 20 por ciento en las candidaturas al parlamento, así como reglas para afianzar la igualdad entre hombres y mujeres en cuestiones de gobierno, derechos humanos y empleo en los sectores público y privado. Un comité creado por el Poder Ejecutivo elabora un plan quinquenal de equidad de género.

El director del no gubernamental Democracy Education Center, Undral Gombodorj, explicó que la Ley sobre Equidad de Género aprobada en febrero de 2011 “prohíbe explícitamente toda exclusión, restricción y discriminación contra las mujeres en cualquier ámbito”.

La legislación obliga al gobierno central, las autoridades locales, los partidos políticos, las empresas privadas y a los medios de comunicación a garantizar la equidad de género, y establece sanciones penales a quienes infrinjan estas normas.

España, con el mismo IEG que Mongolia, ha sufrido retrocesos desde que se computó el Índice, señaló Pablo Martínez Osés, de la coalición de la sociedad civil Plataforma 2015 y Más. “La alta puntuación de España se explica por medidas como la composición paritaria del gabinete hasta noviembre de 2011, modificada por el gobierno actual del Partido Popular”, en el cual hay cuatro ministras frente a 10 ministros, explicó.

“Los recortes del gasto público comienzan a hacerse visibles en las políticas de género”, y “la anunciada reforma de la Ley del Aborto constituye una amenaza a la autonomía de las mujeres, y un retroceso para los derechos sexuales y reproductivos”, agregó Osés. Por otra parte, las trabajadoras españolas reciben salarios 22 por ciento menores que los hombres por la misma tarea, según estadísticas oficiales.

En Italia, “algo comienza a avanzar”, dijo Jason Nardi, coordinador de Social Watch Italia. “La cuestión de la equidad de género no está cerrada en el mundo. Hay algunas mejoras en Brasil y en algunos países de Asia Central”, consideró.

“La discriminación continúa en el mercado mundial de trabajo. Las mujeres son víctimas de la crisis económica, pues ellas tienen relaciones laborales más débiles. La crisis podría representar una oportunidad de cambio y, como ciudadanos, debemos movilizarnos para exigir esos cambios”, enfatizó Nardi.

La equidad de género no depende de la riqueza económica de un país, evaluó João José Fernandes, director ejecutivo de la organización no gubernamental portuguesa Oikos-Cooperação e Desenvolvimento. “Portugal es más rico que Ruanda y más pobre que Francia, pero los tres países tienen el mismo IEG” de 77 puntos, explicó.

“En las últimas décadas, nuestro país logró avances destacables en materia de educación femenina. El desafío actual es alcanzar avances similares en las dimensiones económica y política”, concluyó Fernandes.

La representación política

La Asociación para la Educación y el Apoyo a las Candidatas (KA.DER) de Turquía reclamó para las elecciones de junio de 2011 una representación femenina de 50 por ciento en el Parlamento, pero apenas 14,2 por ciento de los escaños terminaron ocupados por mujeres. “Estamos cansadas de dar a conocer las mismas estadísticas todos los años.¿No sienten vergüenza?”, preguntó a los partidos políticos Çiğdem Aydın, de KA.DER. Entre los 26 integrantes del gabinete turco hay una sola mujer, la ministra de Familia y Políticas Sociales, Fatma Şahin.

“¿Qué vemos en Turquía? Violencia contra las mujeres, explotación del trabajo y de los cuerpos femeninos, pobreza femenina, desempleo femenino, niñas que se casan y que no van a la escuela”, resumió Aydın.

Mientras, el IEG “muy bajo” de Camboya puede explicarse, en buena medida, por la presión social que expulsa a las mujeres del sistema educativo, consideró Thida Khus, directora ejecutiva de la organización no gubernamental SILAKA.

“Muchas mujeres son pasadas por alto. Culturalmente, soportan mucha presión para sostener a la familia, y se ven forzadas a abandonar los estudios. El sistema de enseñanza no atiende las necesidades de esas niñas”, agregó Khus, quien reclamó al gobierno una reforma de sus políticas macroeconómica y educativa para evitar la deserción femenina.

A pesar de que el gobierno de Brasil es presidido por una mujer, Dilma Roussef, el puntaje más bajo de su IEG correspondió a la dimensión política (43 puntos). Pocas mujeres participan en ese ámbito, y los obstáculos que deben superar para hacerlo son “la peor expresión del patriarcado” después de la violencia de género, dijo Silvia Camurça, de la Articulação de Mulheres Brasileiras (AMB).

Las mujeres “tenemos dos años de estudios más que los hombres, pero continuamos ganando menos que ellos”, explicó Camurça. El salario de las brasileñas equivale a 70 por ciento del que reciben los hombres por la misma tarea, “mientras que en otros países alcanza 80, 85 por ciento”, sostuvo, por lo que “la educación no nos ha garantizado más ingresos”.

El puntaje “muy bajo” alcanzado por Zambia según el IEG indica que el país africano debe abordar urgentemente la inequidad de género, advirtió la directora ejecutiva de Women for Change, Emily Joy Sikazwe. “El desarrollo humano le seguirá siendo esquivo al país por mucho tiempo si las mujeres continúan siendo dejadas de lado”, indicó la experta.

“Mientras se acerca aceleradamente el plazo para el cumplimiento del tercer Objetivo de Desarrollo para el Milenio (promover la equidad de género y empoderar a las mujeres), Zambia corre el riesgo de quedar avergonzada ante los ojos del mundo con este deplorable panorama”, concluyó Sikazwe.

Social Watch está presente en todas las regiones del mundo. Esta red de organizaciones de la sociedad civil lucha por la erradicación de la pobreza y de sus causas, por la eliminación de todas las formas de discriminación y de racismo, para garantizar una distribución equitativa de la riqueza y para consagrar el respeto efectivo de los derechos humanos.

La descripción detallada de la metodología y de las fuentes de información que nutrieron el Índice de Equidad de Género 2012 puede consultarse en http://bit.ly/yqAI49

Fuente original: Social Watch, reproducido en Women in Management, el 7 de abril de 2012

Leer más