Catalina O’Leary, activista y militar, defensora de las mujeres

Posted in AGeneroAL by ageneroal | Comentarios desactivados

Fuente: Cimac

Por Silvia Núñez Esquer, corresponsal

Nacida en el municipio de Magdalena, Sonora, Rosa María Catalina O’Leary Franco ha vivido gran parte de su vida dedicada al activismo social, principalmente en la defensa de los derechos a la salud y a un medio ambiente limpio y saludable.

O’Leary es licenciada en química; desempeñó su profesión dentro de la milicia y hoy es teniente retirada. Prestó sus servicios en los hospitales del IMSS, en el Hospital Regional número 4, y el Hospital Regional número 1, ambos de la Secretaría de la Defensa nacional en esta capital estatal y Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

Participó en las protestas contra el basurero tóxico conocido como CYTRAR, de la transnacional Tecmed, y contra la empresa minera chilena Molymex.

La lucha social la llevó a Zimapán, Hidalgo, para clausurar la empresa española operadora de un basurero tóxico, lugar donde todavía hay un pleito legal en contra de los inversionistas por indemnizaciones a los afectados.

Rosa María también ha encabezado o participado en protestas de los mineros de Cananea y Nacozari; contra el despojo de los vecinos de la presa Abelardo Rodríguez; la defensa de las áreas verdes de esta capital; ayuda a migrantes, así como el respaldo a la lucha de las madres y padres de las y los niños fallecidos y sobrevivientes del incendio de la guardería ABC, el 5 de junio de 2009.

Por su amplia trayectoria como activista, en el marco del pasado 25 de noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, el partido Movimiento Ciudadano (antes Convergencia) le otorgó el Premio Nacional “Benito Juárez García”.

En entrevista, Rosa María O’Leary da su opinión sobre el papel del Ejército en la lucha contra el crimen y la lucha ecologista en Sonora.

MUJER MILITAR

–Platícanos sobre tu desempeño dentro del Ejército.
–Es una sociedad dentro de una sociedad. Conocí de todo: altos valores y también cosas nefastas. A veces cuando veo todos los desmanes que pasan me da mucha tristeza, pero considero que parte de la problemática es la leva. El Ejército tiene que estar supliendo sus faltantes, entonces meten lo que sea, gente que no está capacitada, sin preparación, que va por un sueldo, que tiene necesidad de trabajar, o gente a la que un arma le entrega un poder infinito sin tener todos los principios.

–¿Qué opinas del papel que el gobierno le ha dado el Ejército?
–Es una traición. El Presidente, como jefe máximo del Ejército, lo ha comprometido de una manera cruel, lo ha puesto prácticamente en contra de su pueblo sin darse cuenta. El Ejército no está para eso, tiene otra función. Y el Presidente ha comprometido al Ejército de una manera muy irresponsable para servir a Estados Unidos.

Rosa María O’Leary critica la aparente apertura de las fuerzas armadas a la participación de las mujeres: “A la mujer la han utilizado siempre cuando es necesaria, entonces le empiezan a dar un papel relevante. Conocí mujeres muy valiosas dentro del Ejército; no sé si ahora lleguen a rangos superiores, si lleguen a ser generales de división o nada más estén utilizadas porque las necesitan ahorita en número igual que al hombre”.

La luchadora social afirma que en el Ejército hay “reglas no escritas”, según las cuales las mujeres con alto rango militar siempre estaban subordinadas a los varones. “Ojalá que ya hayan cambiado esas disposiciones”, confía.

“A LOS CUARTELES”

–¿Qué piensas del militar que asesinó recientemente a tres mujeres aquí en Hermosillo?
–Es terrible. Un arma en manos de una persona tomada, drogada, irresponsable, es un crimen, es tener la muerte latente ahí. Considero que pudo haber sido cualquiera, pero cuando se trata de un militar, un uniformado, van a ser más los dedos que señalen y la justicia se tiene que aplicar de una forma más dura, porque él tiene más responsabilidad, está más capacitado para utilizar armas.

“Como persona que pertenecí al Ejército, considero que los militares deben estar en los cuarteles. No es su función andar en la calle, el Presidente es un irresponsable. Y los generales deben de ponerle un ‘estate quieto’ y decirle: ‘Esto no puede ser’. Ellos tienen la capacidad para hacerlo, porque una cosa es la lealtad y otra el servilismo, no son perros fieles. Son hombres capaces, inteligentes, que deben hacer escuchar su voz ante un hombre que no sabe lo que está haciendo.”

Respecto a la lucha ambientalista en Sonora, O’Leary considera que la situación es muy grave, ya que con el discurso de la “sustentabilidad, rostro humano del pillaje”, los delegados federales de Semarnat y Profepa, los secretarios estatales de Salud, Comunicaciones y Transportes, y Economía, están contaminando a la entidad “por dinero”.

“Las minas están contaminando terriblemente, no tienen un control de los tóxicos, no saben cuántas compañías están produciendo tóxicos, cuántos son de importación”, agrega.

Concluye: “Mientras haya ignorantes en los grupos de mando, mientras estén sometidos a la Federación, a recibir y acatar sus órdenes, México seguirá siendo un fracaso”.

Leer más

Por qué el 8 de marzo

Posted in AGeneroAL by Ana Zalazar Castro | Comentarios desactivados

Fuente: ELA

Argentina- 28/03/2013.

Se conmemora el Día Internacional de la Mujer y nuevamente nos enfrentamos a la pregunta sobre la pertinencia de mantener un día conmemorativo de los derechos de las mujeres. Por qué sí, todavía, es necesario recordar un día pero trabajar todo el año.

(Buenos Aires, 8 de marzo de 2013). En un país que ha avanzado de un modo significativo en el reconocimiento de los derechos humanos ¿qué propósito podría tener dedicar un día a la reflexión sobre las mujeres, sus derechos, su situación social, política y económica?

Con espacio de 4 días, hace tan solo una semana, los tres poderes del Estado Nacional nos dieron la respuesta. Fueron tres hechos políticos significativos que mostraron con toda elocuencia que los derechos humanos de las mujeres siguen sin estar en el centro de las preocupaciones del Estado ni de la sociedad.

Al inaugurar el año judicial el Presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación dio un discurso en el que repasó los principales temas de preocupación de la Corte en su rol de garante de los derechos humanos. El discurso ofreció una mirada sobre los principios rectores del quehacer judicial, la libertad y la igualdad, ilustrados con las decisiones que consideraban más significativas del máximo tribunal. Pero la sentencia reciente más trascendente para los derechos humanos de las mujeres, el caso FAL s/ medida autosatisfactiva sobre el derecho constitucional a acceder a los abortos legales, no fue mencionado entre los casos en los que se resguardó la libertad ni la igualdad. Para eso, se recurrió a ejemplos de casos sobre libertad de expresión, derecho previsional, de estabilidad en el empleo, derecho a la salud, a la alimentación, a la propiedad, la vivienda. Todos casos en los que se registraron importantes avances, pero no más importantes que lo que significó el caso FAL para el respeto por la igualdad, la libertad, la privacidad de las mujeres. Sólo se hizo una referencia a éste al mencionar las políticas institucionales de igualdad de género a cargo de la Oficina de la Mujer, cuya creación y trabajo sin duda merecen justo reconocimiento.

El cruce entre el diputado oficialista y su colega de la oposición fue una muestra clara de la violencia invisible y mayoritariamente tolerada por la sociedad. A la agresión de “¡Callate, atorranta!” en plena reunión de Comisión en la Cámara de Diputados de la Nación, sólo siguió la encendida reacción de la agredida ante la mirada socarrona o indiferente de otros y otras allí presentes. ¿Es que la violencia verbal no es una forma de violencia? ¿Es que el Congreso de la Nación no votó una ley de protección integral contra todas las formas de violencia, que la incluye, hace apenas cuatro años? Una agresión proveniente del mismo diputado unos meses atrás había generado una reacción generalizada de la oposición al asociar un partido político con una actividad delictiva. ¿Será que algunas agresiones son más preocupantes que otras? Será, lamentablemente, que no es cierto que nuestra sociedad condena todas las formas de violencia contra las mujeres.

Al terminar esa semana, la Presidenta de la Nación inauguró las sesiones ordinarias ante la Asamblea Legislativa. En un discurso de 25.000 palabras, a lo largo de más de tres horas, las referencias a los derechos de las mujeres se restringieron a la protección destinada a las embarazadas y a la prevención del cáncer de útero. No hubo referencias a los temas de la agenda pendiente en los cuales el Poder Legislativo tiene todavía trabajo que hacer: la reforma del régimen legal aplicable al servicio doméstico (trabajadoras de casas particulares); la mortalidad materna y su principal causa, el aborto; y a la promoción de un sistema nacional de cuidado que permita a las mujeres, principales cuidadoras de las personas dependientes de los hogares, el pleno ejercicio de su autonomía y el desarrollo de sus planes de vida en condiciones de igualdad.

Los derechos humanos de las mujeres, la agenda de trabajo pendiente en la que trabaja ELA junto con un movimiento de mujeres y organizaciones amplio y diverso, sigue en los márgenes de las preocupaciones políticas y sociales.

El 8 de marzo es la fecha en la que se recuerdan los objetivos de la lucha por la igualdad de género y el respeto por los derechos de las mujeres al tiempo que se celebran los avances. Por eso, el 8 de marzo todavía es importante. Para seguir trabajando todo el año.

Leer más