“Desde sus voces, la coordinadora Guerrerense de Mujeres Indígenas”

Georgina Yemara López H.

Esta breve reseña  me inspiró escribirla el recuerdo de  la comandanta Ramona, indígena tzotzil que construyó en el estado de Chiapas la Ley Revolucionaria de las Mujeres y lidereó junto a otras activistas, “La Otra Campaña” del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). Ella, en su discurso del 12 de octubre de 1996, en el zócalo de la Ciudad de México dijo a quienes estamos presentes esa tarde:

“Queremos un México que nos tome en cuenta como seres humanos, que nos respete y reconozca nuestra dignidad.

Por eso queremos unir nuestra pequeña voz de zapatistas a la voz grande de todos los que luchan por un México nuevo.

Llegamos hasta aquí para gritar, junto con todos, los ya no, que nunca más un México sin nosotros.

Eso queremos, un México donde todos tengamos un lugar digno.

Por eso estamos dispuestos a participar en un gran diálogo nacional con todos.

Un diálogo donde nuestra palabra sea una palabra más en muchas palabras y nuestro corazón sea un corazón más dentro de muchos corazones.

Para este diálogo nacional vamos a caminar mucho y vamos a dar muchos pasos”.

Esta necesidad de tener una voz para hablar desde una voz indígena, me hizo recordar el libro de mi querida Martha Sánchez, mujer orgullosamente indígena amuzga, nacida en Xochistlahuaca, municipio de la Costa Chica-Montaña. Ella inició su participación social en el Consejo Guerrerense 500 años de Resistencia Indígena y en la Asamblea Nacional Indígena Plural por la Autonomía. Sin duda, los avances realizados por un grupo de mujeres indígenas guerrerenses ha atraído la atención de México y el Mundo porque ha generado desde las comunidades, procesos de organización y participación con rostro, voces y pensamientos propios.

El libro   “La coordinadora Guerrerense de Mujeres Indígenas. Construyendo la equidad y la ciudadanía”,  es un esfuerzo de muchos años que ha cristalizado la vida y obra de mujeres indígenas que reclaman un México en donde ellas sean las protagonistas de su propia historia. Este texto, está coordinado  por Gisela Espinosa, Libni Iracema Dircio y Martha Sanchez Néstor y es editado por la Universidad Autónoma Metropolitana, La Coordinadora Guerrerense de Mujeres Indígenas, el Fondo de las Naciones Unidas para la Mujer, el Grupo Interdisciplinario sobre Mujer, Trabajo y Pobreza y el Foro Internacional de  Mujeres.

Puedo decirles que mientras recorría con avidez cada una de las páginas, sentía que este libro “estaba vivo” y escuchaba en mi mente la voz de Martha Sánchez acompañándome en cada momento. La historia de la Coordinadora Guerrerense de Mujeres Indígenas, está escrito con y desde las voces de las mujeres que la conforman, es un texto cálido que recupera la voz y la emoción de sus protagonistas.

La estructura de este texto es la siguiente, en la Primera Parte “La Historia”, Gisela Espinoza y Karina Ochoa, reflexionan sobre el origen y las experiencias organizativas de mujeres indígenas en Guerrero. En la Segunda Parte,  y a mi parecer la más interesante que conforma el corazón del libro, es la sección  “Testimonios de vida y participación social”. Aquí, cobran vida las letras con el pensamiento de Martha Sánchez Néstor, Libni IRacema Dircio, Felicitas Martínez, Hermelinda Tiburcio, Enemesia Morales, Epifania Villegas, Juana Martínez, Estela Pineda, Felipa Riqueño, Ángela Domitila Rosendo y Brígida Chautla.  Ellas recuerdan y recrean su historia, sus experiencias personales en la Coordinadora y sobre todo, muestran en cada uno de sus testimonios las nuevas formas de ser y mirarse mujeres e indígena sin olvidar o negar sus raíces. Y en la tercera parte se desarrollan “Los logros, los retos” con una mirada optimista sobre el futuro.

Cabe mencionar que además de las voces de estas valiosas mujeres indígenas de Guerrero, en el libro también se aborda el debate académico-político que integra al movimiento indígena y al movimiento feminista. En este texto desde las voces de sus protagonistas, queda claro que cuando las mujeres indígenas toman conciencia, asumen sus reivindicaciones, derechos y proyectos de género desde una postura crítica.

Esta publicación es también una invitación a reflexionar que la experiencia de la coordinadora es una vertiente feminista que surge en contextos culturales, políticos e históricos específicos, distintos a los que dieron origen al feminismo urbano en la Ciudad de México. Martha Sánchez y sus correligionarias nos muestran un crisol de  los feminismos, que aún sigue estando poco explorado. Finalmente, Martha Sánchez y Libni Iracema Dircio elevan su voz como mujeres y como indígenas y nos recuerdan a lo largo de este libro las palabras de la Comandanta Ramona, “Llegamos hasta aquí para gritar, junto con todos, los ya no, que nunca más un México sin nosotros”.

 

Los comentarios están cerrados.